Alarmas en casa: Un avance en seguridad

Mediante sensores, panel de control, cámaras y sirenas, este tipo de sistema de seguridad es controlado desde el móvil mediante una app, que envía avisos en caso de intrusiones.

Durante el año anterior se produjeron más de 86.000 robos con fuerza en domicilios en España, según datos del Balance de Criminalidad presentado por el Ministerio del Interior.

Una cifra que representa un aumento del 15% con respecto a años anteriores, son muchos los usuarios que buscan contratar antes de las vacaciones de verano, una alarma en casa que les dé tranquilidad cuando no estén.

No todos quieren estar sujetos a un contrato de cuota mensual para vigilar su hogar, las empresas tradicionales de seguridad no son la única opción, existen muchas compañías tecnológicas que han diseñado sistemas similares.

En cuanto a componentes que se instalan fácilmente y se controlan desde el móvil, no requieren de una suscripción adicional, es necesario conocer la instalación y las opciones que ofrecen los diferentes sistemas de alarmas.

La mayoría son escalables, existen combos con una diversidad de componentes que se pueden ampliar con más sensores y dispositivos para adaptarse a las necesidades de cada hogar.

Casi todos están compuestos por cinco piezas (estación base, teclado, sensores de contacto, detector de movimiento y extensor de alcance), a los que se les puede añadir una cámara.

Pasos importantes

El principal es instalar la aplicación de la alarma y crear una cuenta, el proceso implica nombre, localización, dirección de correo electrónico y contraseña.

Luego aparece un panel de control donde es posible añadir los dispositivos uno a uno, es sencillo y está explicado con detalle paso a paso, esto no tiene más de 10 minutos.

Es necesario colocar en su ubicación todos los componentes: La estación base, que funciona a modo de centro del sistema e incluye una potente alarma, se puede conectar por WiFi a la red de la casa.

El teclado facilita la conexión y desconexión de la alarma sin tener que recurrir al móvil, junto a la puerta de entrada, sensor de contacto en la puerta de la terraza para que avise si se abre.

El detector de movimiento en el recibidor, debe ir pegado a la pared, el extensor de alcance conectado a un enchufe en el mismo espacio, para mejorar la conexión entre distintos aparatos.

La cámara en un mueble en el salón, tanto la estación base como la cámara y el extensor funcionan conectados a la corriente eléctrica, el resto funcionan con pilas.

Apertura de la puerta, de la ventana

Al estar instalados el kit, si detecta cualquier movimiento de apertura de la puerta o ventana en la que se instalan los sensores, llega una notificación al móvil, que avisa del incidente, si en unos segundos no se desactiva la alarma, desde la app o con el código numérico en el teclado de la puerta.

Comienza a sonar la sirena, el sonido es fuerte para alertar a los vecinos, si la vivienda está en un edificio. El control propio y directo de la alarma es oportuno y agradable para el propietario del inmueble.